Búsqueda

Temas

Boletín de Novedades

Introduzca su dirección de correo electrónico si desea estar informado de las novedades y actividades de Librería Bosch y J.M. Bosch Editor

Librería Bosch S.L.
C/ Mayor, 337 1-2
08759 Vallirana (Barcelona)

Tf: (34) 93 683 13 44 - FAX: (34) 93 412 27 64

info@libreriabosch.com



16,35€ (sin IVA)

Añadir al carrito

Agustín Medina

Quien tiene una marca tiene un tesoro

Ediciones Pirámide
: 9788436836691
: 17/11/2016
: 1
Libro Impreso
: 104
Dimensiones: 155 x 230 mm

El mundo de las marcas es complejo, pero siempre responde a los parámetros de identidad, notoriedad y reputación. Desde las marcas personales, preexistentes a las marcas comerciales, siempre ha sido así.

En el mundo empresarial, la fama, el éxito y la buena reputación son elementos esenciales para el desarrollo de las ventas y la fidelización de los clientes.

Agustín Medina ha sido desde siempre un referente para todos los que nos dedicamos a comunicar. Ya fuese con su Banda o en solitario, ha sido y hoy sigue siendo una de las marcas personales que más nos ha influido e inspirado a los que, además, seguimos al frente de alguna de las empresas independientes que aún quedan en la industria. Sabe de lo que habla. Y por lo tanto, cuando habla -y ya no digamos cuando escribe- hay que pararse, escucharle y tomar nota.

El mundo de las marcas es complejo, pero siempre responde a los parámetros de identidad, notoriedad y reputación. Desde las marcas personales, preexistentes a las marcas comerciales, siempre ha sido así.

En el mundo empresarial, la fama, el éxito y la buena reputación son elementos esenciales para el desarrollo de las ventas y la fidelización de los clientes.

Agustín Medina ha sido desde siempre un referente para todos los que nos dedicamos a comunicar. Ya fuese con su Banda o en solitario, ha sido y hoy sigue siendo una de las marcas personales que más nos ha influido e inspirado a los que, además, seguimos al frente de alguna de las empresas independientes que aún quedan en la industria. Sabe de lo que habla. Y por lo tanto, cuando habla -y ya no digamos cuando escribe- hay que pararse, escucharle y tomar nota.




Cesta

Su cesta está vacía